FMI recorta la proyección de crecimiento para Chile a un 2,5%
Prensa Digital

FMI recorta la proyección de crecimiento para Chile a un 2,5%

FMI recorta la proyección de crecimiento para Chile a un 2,5%

La reunión anual del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial empezó con malas noticias para el mundo, y en especial para Chile, con fuertes recortes a las proyecciones de crecimiento para este y el próximo año principalmente por el impacto de la guerra comercial.

En palabras de Gita Gopinath, economista jefa del organismo, todo apunta a que estamos inmersos en una "desaceleración sincronizada". En su informe Panorama Económico Mundial, recorto a nuestro país desde un 3,2% previsto en julio a un 2,5% la estimación de PIB para el año 2019, por "un desempeño más débil de lo esperado a principios de año". Para 2020, la bajo en 0,2 puntos porcentuales a un 3%. Con estos datos el organismo internacional se pone a tono con las proyecciones que tienen para este año los agentes económicos locales. El Banco Central proyecta un 2,5% y el gobierno un 2,6%. Para 2024, el Fondo estima que la expansión sería de 3,2%. De ser así, Chile presentaría un crecimiento más lento que el resto del mundo, que crecería 3,6%.

En términos globales, el crecimiento bajó de un 3,2% a 3%, ubicándose en el ritmo expansivo más lento desde la crisis financiera mundial. "Las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China reducirán acumulativamente el nivel del Producto Interno Bruto (PIB) mundial en 0.8% para 2020", dijo Gopinath, quien aclaró que si es que no entrarán en vigencia los aranceles previstos para octubre y para diciembre, el recorte sería menor. En cuanto a América Latina, la rebaja también fue pronunciada desde un 0,6% a un 0,2% para 2019, mientras que para el próximo año estimó un recorte de 2,3% a 1,8%. Este retroceso iría impulsado por Argentina y Venezuela.

Tras la entrega del informe, Gopinath hizo un llamado a que "el sistema de comercio global necesita ser mejorado, no abandonado" y dijo que "el multilateralismo sigue siendo la única solución para abordar problemas importantes, como los riesgos del cambio climático, de ciberseguridad, la evasión fiscal y las oportunidades y desafíos de las tecnologías financieras emergentes".