A continuación le indicamos la hora oficial de Chile, el organismo encargado de fijar la ...
Valentina Tassone

¿Qué hora es? Aquí puede ver la hora oficial de Chile

 A continuación le indicamos la hora oficial de Chile, el organismo encargado de fijar la hora actual del país, su historia y los distintos husos horarios asignados al territorio nacional.

¿Qué hora es? Esta simple y común interrogante, que contestamos rápidamente al ver la hora en un reloj o leerla en un aparato electrónico, rara vez nos lleva a pensar sobre el enorme esfuerzo que le significó a la humanidad conocer qué momento del día se estaba viviendo. El tiempo rige nuestras vidas y si bien, la mayoría de las personas inicia sus actividades al salir el sol y descansa y recupera fuerzas durante la noche, el quehacer humano se controla, planifica y mide empleando esa unidad de tiempo denominada hora.

Observamos que los días se hacen más cortos en invierno o que en verano, son las noches las que reducen su duración y estos cambios afectan nuestro diario vivir y nos obligan a adaptar los usos y costumbres conforme varía la situación.

En todos los países la hora oficial se regula conforme a acuerdos internacionales por un organismo reconocido, el que tiene la obligación de fijar la hora. En Chile esa responsabilidad recae en el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA).

Hora oficial de Chile

Como se indicó anteriormente el SHOA es el organismo encargado del control y la difusión de la hora, por medio de su página web se puede conocer el horario oficial de Chile continental, la Isla de Pascua, la Región de Magallanes y la Antártica Chilena.

Para saber la hora oficial en Chile, visite el siguiente link.

Hora oficial de chile (SHOA)
Además, puede llamar al número 800 800 780 para consultar la hora actual.

Historia de la hora oficial de Chile

Como todas las culturas primitivas, los pueblos aborígenes se guiaban por los cambios de estaciones y posiciones del sol. Con el arribo de los españoles, se adoptaron las costumbres europeas, incorporando en América los desarrollos de la península Ibérica.

No existía una referencia mundial específica, pues era difícil conocer o determinar la hora en un lugar distinto al que uno se encontraba. La mejor y casi única referencia era el mediodía, que se determinaba cuando el Sol alcanzaba su mayor altitud y se lo podía situar exactamente en dirección norte o sur, dependiendo del hemisferio en que se encontraba el observador. Al no contar con buenos y exactos instrumentos para medir el tiempo, no se podía conocer la longitud del lugar, lo que además se veía dificultado por no existir un hito común para estos cálculos, pues las potencias de la época empleaban sus propias ciudades u observatorios astronómicos como referencia.

Así llegamos a fines del siglo XIX, cuando el gobierno de Chile, comisiona, en 1884, al Capitán de Fragata Francisco Vidal Gormaz para representar a Chile en el primer Congreso del Meridiano en París y el 1º de marzo de 1899 empieza a funcionar la primera señal horaria en el frontis del actual Museo Marítimo Nacional, donde una esfera negra caía de un mástil desde 5 metros de altura, a las 12:00 horas. Esa hora equivalía a las 4 horas 46 minutos 34 segundos de Greenwich, Gran Bretaña. Es decir en Chile la hora local tenía una diferencia en algo menos de 5 horas que la que se empleaba en Inglaterra. Esta diferencia, que no era de cifras enteras, lo que no tenía gran relevancia pues la velocidad de traslados de la época se contaba en días o meses y difícilmente afectaban la vida cotidiana.

Recién a comienzos del siglo XX, se fijó la hora estándar del meridiano 75º oeste (zona +5) como Hora Oficial de Chile, la cual se difundía en la torre del actual edificio de la Comandancia en Jefe de la Armada en Valparaíso.

Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA)

Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA).

En 1912, en la Conferencia Internacional de la Hora en París, se acordó asignar a Chile el huso horario Nº 19 o sea la zona +5 (meridiano 75º oeste), meridiano del observatorio de Lo Espejo. La estación Horaria se fijó en la Oficina Hidrográfica, donde actualmente se encuentra el SHOA.

Por un tiempo se estimó que con ello se resolvía definitivamente el tema de la hora oficial, sin embargo, el 1° de julio de 1916, se cambió la hora estándar adoptando como hora oficial, la hora del meridiano del observatorio Astronómico de la Quinta Normal de Santiago, o sea, 4 horas 42 minutos 46,3 segundos de Greenwich.

Dado que ya existía la radiotelegrafía, en 1918, la Armada comenzó a difundir la señal horaria de la hora media de Greenwich y en septiembre de ese año nuevamente se cambia la hora del país, adoptando la hora oficial del meridiano 60° oeste (zona +4). No pasó un año y se vuelve a cambiar la hora, empleando como referencia el meridiano del Observatorio Astronómico de Lo Espejo en Santiago, o sea, 4 horas, 42 minutos, 46,3 segundos, correspondiente a 70º 41’ 34,5 “ oeste de Greenwich. En 1927, se adoptaron dos horas diferentes. La hora de invierno, correspondiente al meridiano 75º oeste (zona +5) y la hora de verano, correspondiente al meridiano 60º oeste (zona +4), efectuándose los cambios el 1º de abril y el 1º de septiembre de cada año. Para ese entonces los controles oficiales del tiempo tenían tecnología suficiente para asegurar la precisión requerida, sin generar distorsiones serias al diario vivir.

En 1946 hubo un cambio urgente de la hora para la zona central del país, por la incapacidad para satisfacer las demandas energéticas de la industria, comercio, residencias y alumbrado público, quedando la capital y la zona central con el huso horario de +3 horas y el resto del país con un huso horario +4 horas. Un año más tarde se volvió a establecer el huso +4 para todo el territorio nacional.

En 1966, se establece que el Instituto Hidrográfico de la Armada (actual SHOA), es la única Autoridad Oficial del Estado, en el control y difusión de la Hora Oficial de Chile y de señales horarias para fines de navegación. En 1968, producto de la prolongada sequía que afectaba al país, se establece una hora económica de verano (zona +3), a contar del 2 de noviembre 1968. Con la llegada del otoño se vuelve al horario de invierno en 1969, para, con pequeñas variaciones de fecha, mantener este régimen de horarios de invierno y verano hasta el 2011. La mayoría de los ajustes se debieron a circunstancias especiales, como la visita del Papa, terremotos, elecciones o cambios de gobierno y no a razones climáticas.

A contar del 2011 paulatinamente se va extendiendo el horario de verano para paliar en parte los efectos de una nueva sequía y la falta de recursos hidrológicos, para finalmente, el 2015, establecer que se extenderá el huso horario de Verano (zona+3) durante todo el año, y en consecuencia no habrá más cambios de hora.

Como se puede observar, la fijación de la hora en Chile, ha sido bastante variable en el tiempo. En un comienzo se limitaba a registrar el mediodía geográfico en un lugar específico, como Valparaíso o Santiago, sin importar su relación con el resto del mundo. Sólo a comienzos del siglo XX gracias a los acuerdos internacionales y las mejoras tecnológicas se dispuso una hora oficial en base a husos horarios internacionales. Al comienzo se acercó a lo que dictaba la geografía (zona +5), luego se modificó a zona +4, posteriormente se emplearon horas diferentes para verano e invierno para llegar a la actualidad en que tenemos una sola hora – la de verano o zona +3 – para todo el año.

Huso horario mundial

El sistema de husos horarios utiliza como base los meridianos. Los Estados, en función de sus intereses, han establecido zonas horarias con una marcada irregularidad.

Determinación del huso horario en Chile

La geografía señala que debiéramos tener 5 horas de diferencia con Greenwich, por muchos años empleamos el huso horario +4, luego por más de 45 años tuvimos horas diferentes para invierno y verano y en la actualidad usamos la misma hora que Argentina (zona +3), ubicada geográficamente bastante al este.

El cambio de hora se usó con el propósito de optimizar las horas de luz disponibles, en especial en los largos días del verano, como también en los breves días invernales y así ahorrar energía eléctrica. Se han publicado numerosos estudios y artículos a favor y en contra de estos cambios horarios, y si bien se reconoce que algún ahorro conllevan, éste podría no ser muy significativo.

Muchos de los argumentos contrarios señalan los impactos negativos que trae la adaptación a los cambios de hora, pero por otro lado, en Europa, Estados Unidos y muchos otros lugares del globo esta es una rutina anual que ni siquiera se destaca o comenta, pues sus habitantes lo asumen como algo natural.

En Chile tendemos a realizar nuestras actividades de manera más tardía, terminando nuestras labores diarias bien entrada la noche, mientras que en los países desarrollados se tiende a finalizar el día más temprano, pues se comienza a trabajar al alba.

¿Es el huso horario actual el más apropiado?

Huso horario en Chile

La luz solar en Chile

Los gráficos a continuación muestran los tiempos de luz y oscuridad correspondientes a los solsticios de verano e invierno (días más largo y más corto del año), en distintas ciudades de Chile y permite destacar lo siguiente:

En Arica, en diciembre, las horas de luz son muy similares a las de Valparaíso (13 a 14 horas), mientras que Puerto Williams muestra una mayor cantidad de horas de día (más de 17 horas).

Por el contrario, durante el Solsticio de Invierno, las horas de luz del extremo sur son mucho menores que en la zona norte del país. (Arica y Valparaíso de 11 a 10 horas y en Puerto Williams, poco más de 7 horas).

El problema entonces consiste en distribuir las horas luz en momentos que se acomoden de mejor manera a las actividades humanas. Hay que considerar que existen demandas diversas de la industria, del agro, administrativas, académicas, etc., que pueden ser contrapuestas, aún cuando la mayoría tratarán de aprovechar al máximo la luz natural.

A continuación se muestran las tablas de luz y oscuridad de los solsticios, en tres localidades representativas de Chile, con las horas en distintos husos horarios.

Se aprecia entonces que en el día más largo del año, con zona +3, el sol sale a las 7 de la mañana en Arica, a las 06:30 horas en Valparaíso y un cuarto para las 5 de la mañana en Puerto Williams, mientras que el Sol se pone a las 20:16 horas en Arica, casi a las 9 de la noche en Valparaíso y a las 11 de la noche en Puerto Williams.

Si se emplea el huso horario +4, las horas luz adelantan su inicio y término en una hora.

En invierno, en el día más corto del año con Zona horaria +3, en Arica el sol sale a las 8 de la mañana, mientras en Valparaíso lo hace casi a las 9 am y en Puerto Williams cerca de las 10:00 horas. Si se usara horario de invierno (+4) la salida del sol en Arica sería cerca de la 07:00 horas, en Valparaíso lo haría cerca de las 8, mientras que en Puerto Williams ocurriría casi a las 9 de la mañana. Por otro lado, la puesta de sol, sería a las 18:13 horas en Arica, poco antes de las 6 de la tarde en Valparaíso y casi a las 5 de la tarde en Puerto Williams.

¿Cuál es el mejor huso horario?

Con el huso horario actual (+3) estamos lejos de la realidad geográfica y el mayor beneficio aportado consistió en que no fue necesario variar la hora con el cambio de estaciones. Sin embargo, en invierno el sol sale cerca de las 9 de la mañana en la zona centro/sur y en la austral, cerca de las 10:00 horas y se oculta alrededor de las 19:00 horas en el centro y en el sur, cerca de las 17:00 horas.

Emplear el huso horario +4, nos acerca a la geografía, ha sido usado por bastantes años para la hora de invierno y ha demostrado ser bueno. La luz de día fluctúa de un extremo de 07:00 a 18:00 horas en Arica, mientras que en Puerto Williams lo hace de las 09:00 a las 16:00 horas, abarcando en ambas situaciones gran parte de las horas de trabajo de la ciudadanía.

En consecuencia, pareciera prudente, adoptar el huso horario +4 como referencia normal para Chile

Conveniencia de cambiar la hora

Como existe experiencia de uso de zonas horarias distintas para el verano e invierno, nace la interrogante sobre la conveniencia de mantener o descartar su uso.

Los cambios de hora afectan nuestro ciclo circadiano, que es un reloj interno que regula las funciones biológicas que se repiten regularmente cada 24 horas. Es evidente que al variar la hora, el cuerpo y la mente se tiene que ajustar a la nueva realidad. Esto puede tomar unos días, aunque la mayoría de las personas se adapta a las pocas horas.

Solsticio de verano en Chile

Tabla 1: Solsticio de verano.

El mayor argumento a favor de emplear horas diferentes radica en el ahorro energético que se logra. Chile muestra un déficit crónico de recursos naturales como petróleo, gas, carbón, etc., siendo así muy dependiente de fuentes energéticas foráneas. Parte importante de la energía también se produce a través de centrales hidroeléctricas, pero las periódicas sequías ha ido reduciendo los recursos hídricos y si bien el ingreso de nuevas tecnologías como la eólica, solar, etc., pudieran compensar estas deficiencias, no existen holguras para enfrentar con mayor independencia los requerimientos energéticos de las próximas décadas, incluso si la falta de agua se moderara o finalizara.

Solsticio de invierno en Chile

Tabla 2: Solsticio de invierno.

Pueden existir otros factores a considerar respecto a la variación de horarios, como criterios de seguridad ciudadana, actividades laborales o recreativas, etc., los cuales adquieren mayor o menor relevancia al momento en que se analiza el tema de la hora. Sin embargo, si el factor energético siguiera siendo el más importante, cualquier medida que permita un ahorro, por modesto que sea, debiera asumirse como política nacional, incluso si ello considera cambiar la hora durante el año.

Conclusiones

  • El organismo encargado del control y la difusión de la hora oficial de Chile, es el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA).
  • El dilema de la hora se puede resumir en adecuar de mejor manera las horas de luz disponibles para que su distribución sea armónica con las actividades de la ciudadanía.
  • Pareciera ser que el mejor huso horario a emplear en Chile corresponde a la zona +4, pues se acerca a la realidad geográfica y se ajusta bien a las actividades normales tanto en verano como en invierno.
  • Por otro lado, emplear horarios diferentes en verano e invierno, pareciera ser recomendable, pese a los eventuales inconvenientes que pudiera ocasionar, si con ello se logra el objetivo de ahorrar energía, pues es algo que en Chile escasea y mucho.

Comentarios